Cosas a tener en cuenta antes de la HAPP

Las carreras son una buena forma de entretenerse, establecer unas marcas y alcanzar unos objetivos personales. Sin embargo, cuando ejecutamos una carrera o un entrenamiento a veces olvidamos algunas pautas a seguir.

Es el caso de la respiración por ejemplo, que puede obstaculizarnos o reducir nuestra competencia si está mal realizada.

Aquí os dejamos tres consejos para recordar antes y durante tus entrenamientos:

 

1. Las zapatillas. Siempre merece la pena invertir en un buen par de zapatillas si estamos dispuestos a correr con cierta regularidad. Para ello, la mejor opción es ir a una tienda especializada, donde el asesoramiento nos ayude a encontrar nuestro tipo de zapatilla ideal. Es importante tener en cuenta la ligereza y la transpirabilidad de estas.

 

People Doing Marathon

 

2. Calentar, correr, estirar. Una de las cosas más importantes y rigurosas a la hora de salir a entrenar y correr en la carrera es la pre y postpreparación. Al menos un 48 por ciento de los corredores suelen omitir este paso, o simplemente estiran de manera incorrecta. La pasividad a la hora de estirar es la causante de la mayoría de lesiones que los corredores suelen tener.

Antes de correr, es primordial calentar ya que activa tu cuerpo y lo prepara para las tensiones y el uso muscular que va a sufrir durante una carrera. El hecho de estirar antes de realizar ejercicio, supone debilitar tu musculo, ya que se encuentra frío y las fibras musculares pueden sufrir pequeñas lesiones. Al finalizar, estirar nos ayudará a facilitar la irrigación sanguínea y el comienzo de la recuperación. Nos proporcionará más flexibilidad y con ello mejorará nuestro desempeño deportivo.

 

Man Doing Pushup

 

3. Tu respiración. Para permitir el intercambio gaseoso y alcanzar nuestro mayor rendimiento deportivo, es necesario controlar nuestra respiración. A la hora de respirar, existe cierta polémica pero numerosos estudios han indicado que la mejor forma en entrenamientos intentos es inspirar por la boca y la nariz, y exhalar por la boca para eliminar todo el dióxido de carbono restante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *